TRAUMA SONORO Y ACÚFENOS

CENTRO DEL AUDÍFONO

ACÚFENOS POR RUIDO DE FUERTE INTENSIDAD

El trabajar en ambientes ruidosos, hora tras hora, da lugar a una pérdida auditiva gradual o permanente. Este daño auditivo va a depender del nivel y duración del ruido al que un trabajador esté expuesto. Las lesiones auditiva tienen lugar como consecuencia de sonidos de fuerte intensidad que actúan durante un largo período de tiempo.

La pérdida de audición y acúfenos, ocasionados por el ruido de fuerte intensidad, pueden ser inmediatos o transcurriddos un periodo de tiempo. La pérdida auditiva puede ser temporal o permanente, y puede afectar uno o ambos oídos. Aun cuando no puedas percibir que el ruido está dañando tú oído, es muy probable que tengas pérdida de audición.

Tal vez, no pueda comprende lo que otras personas hablan, así como conversaciones por teléfono o televisión. Aunque no sabemos cómo le podría afectar el ruido en el futuro, sí sabemos que la pérdida auditiva por ruido se puede prevenir, siempre que utilice protección auditiva.

 La sordera por ruido es siempre acumulativa, es decir, a más largas exposiciones a ruidos de fuerte intensidad, mayor será la pérdida auditiva.

La exposición a ruidos de fuerte intensidad es una de las causas más frecuentes de acúfenos y pérdida auditiva.

La exposición excesiva al ruido puede dañar el oído de manera lenta e imperceptible durante un período prolongado de tiempo, o de repente como resultado de la exposición a un ruido súbito de intensidad máxima.

 El ruido también puede hacer que los acúfenos existentes sean más intensos y que se agrave la pérdida auditiva.

 Pero es importante señalar que la existente pérdida auditiva, es a veces, no observable directamente por el paciente, que puede no percibirla. Sabemos que la pérdida auditiva en algunas frecuencias conduce a cambios específicos en el modo de procesar el cerebro los sonidos.

En resumen, a medida que el cerebro recibe menos estímulos externos a una frecuencia específica, comienza a adaptarse y cambia. El acúfeno puede ser el modo de rellenar la pérdida auditiva de algunas frecuencias

El comienzo del acúfeno (zumbido) puede ser gradual o súbito y, en algunos casos, el acúfeno comenzará antes de que se aprecia una pérdida de audición. Lo que sí se puede percibir es un primer momento, es un zumbido en uno o ambos oídos, como consecuencia del largo período de exposición a un ruido de fuerte intensidad.

 Los efectos de los ruidos fuertes pueden empeorar el tinnitus existente y empeorar. Si ya tienes una o ambas de estas condiciones, debe proteger sus oídos de un daño mayor. Si no los tiene, aprenda cómo proteger su audición.

 Qué significa «Ruidoso»? 

La intensidad del sonido se mide en decibelios (dB). La mayoría de los expertos recomiendan usar tapones para los oídos cuando la persona sse expone a 85 dB o más.  El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional dice que los trabajadores no deben ser expuestos a sonidos superiores a 85 dB durante un período de ocho horas. Además, las normas de la Unión Europea recomiendan la misma cantidad de tiempo.

 Sin embargo, sonidos de menos de 80 dB, después de una larga exposición, es probable que causen la pérdida de audición. Es imposible predecir cómo los individuos responden a los ruidos fuertes; la sensibilidad de cada persona al sonido es diferente. Si la audición se recupera, esta pérdida temporal se denomina desplazamiento temporal del umbral, que normalmente desaparece 16 a 48 horas después de la exposición.

La pérdida de audición puede ser permanente si los sonidos fuertes dañan o destruyen las células del oído interno. Una vez que estas células están dañadas o destruidas, no pueden ser reparados.

 

 

¡Qué causa pérdida auditiva?

La pérdida auditiva por ruido puede ocurrir de una sola vez por un sonido intenso, como el de una explosión. También puede ocurrir poco a poco por la exposición continuada a sonidos fuertes, como los ruidos generador en un taller de mecánica. Algunas actividades recreativas que pueden ponerlo en riesgo de desarrollar pérdida auditiva por ruido como son el tiro al blanco y la cacería, escuchar música con auriculares a un volumen alto, ir a conciertos de música fuerte.

En el hogar, los ruidos dañinos pueden provenir de fuentes sonoras como la cortadora de césped, el soplador de hojas y las herramientas de carpintería

 Cuando la intensidad sonora alcanza 140 decibelios, se produce una perforación del tímpano. La pérdida auditiva por trauma acústico tiene las mismas características que las que se produce después de muchos años de exposición al ruido

 

PÉRDIDA AUDITIVA TEMPORAL

En ocasiones el proceso de pérdida de audición por ruido es muy lento y comienza por una disminución temporal de la audición en uno o ambos oídos, que se acompaña o no de zumbidos en los oídos

Por lo general, es siempre de carácter reversible, puesto que durante el período de no exposición al ruido, la audición suele volver a su anterior nivel, es decir, la células de oído interno (caracol) recuperan su capacidad de transmisión. Este tipo de pérdida auditiva temporal todos la hemos tenido, después de haber estado sometidos a un ruido intenso, durante mucho tiempo.

Sin embargo, cuando la exposición al ruido es intensa y prologado la recuperación es más lenta y, al final, se produce una sordera bilateral permanente, la cual es irreversible. Ésta no tiene tratamiento médico ni quirúrgico, sólo se puede prevenir con protectores auditivos.

La susceptibilidad al ruido varía de una persona a otra. Pero existen normas de seguridad en el trabajo que indican a qué nivel de exposición al ruido puede estar expuesto una persona sin que se lesione el órgano auditivo. Pero, todo tipo de sonido superior a 85 decibelios, puede dañar la audición, como es el caso de ruido producido por perforadoras de percusión, martillos neumáticos…

PÉRDIDA AUDITIVA PERMANENTE

Se denomina pérdida auditiva permanente por exposición al ruido, a aquella que no se recupera por completo después de 48 horas. La pérdida auditiva permanente, por exposición al ruido, aparece cuando una persona ha estado expuesta a niveles elevados de ruido durante largos períodos de tiempo.

Esta pérdida auditiva, se adquiere, de forma gradual y afecta a las frecuencias agudas. Es similar en ambos oídos, y progresará de forma gradual, si la exposición al ruido es continuada en el tiempo.  

Acúfeno y música 

 Escuhar o tocar la música intensa, puede causar la aparición de acúfeno y pérdida auditiva, en frecuencia agudas, que es muy perjudicial para músicos y cantantes, ya que deben de ser capaces de coincidir con precisión las frecuencias en un amplio rango auditivo. Además, la pérdida auditiva tiende a ser mayor en un oído que en el otro (asimetría auditiva)

Hay tres factores que contribuyen al acúfeno producido por el ruido:

1. Nivel de ruido: cuanto más intenso sea el sonido, más probalidades hay que una persona contraiga acúfenos.

2. Duración: cuanto más larga es la duracuón, más probabilidades hay de que una persona contraiga acúfenos.

3. Impulsos: se conoce que las rñafagas rápidas de sonidos de gran amplitud, como los platillos, son más peligrosos para la audición

Los músicos puede usar tapones para los oídos para reducir los niveles de sonido. Los protectores auditivos estándar (espuma) son inaceotables porque proporcionan demasiada atenuación general, sobre todo en altas frecuuencias y oclusión sonora, lo que hace que no música no se oiga con claridad.