Las personas que de modo súbito sufren de hiperacusia, atraviesan un período de estrés y ansiedad que le puede dificultar un sueño tranquilo. Dormir bien y reducir los niveles de estrés son muy importantes y, inicialmente, se necesita algún medicamento para ayudar a facilitar el sueño.

De los diversos catalizadores para el inicio de la hiperacusia, el ruido es el más común y prevenible. Evite los sonidos fuertes siempre que sea posible y use protección para los oídos cuando sea necesario.

La progresión de la hiperacusia es impredecible. En general, la tolerancia al sonido mejorará en muchos casos, pero el algunos puede empeorar. El único factor que se conoce que incide en la progresión o la regresión es la exposición continua a ruido de fuerte intensidad.

Muchos pacientes han visto una mejora en la tolerancia al sonido mediante el uso de generadores de sonido (audífonos con generador de sonido) que emiten un ruido rosa de banda ancha.

 

Terapia sonora 

Esta terapia sonora sugiere que el oído se volverá insensible al sonido al escuchar ruido rosa de banda ancha a niveles apenas audibles durante un período de tiempo disciplinado cada día (por lo general de 2 a 8 horas al día).

Se ha demostrado que esto ayuda a que más del 90% de los pacientes con hiperacusia maximicen las tolerancias en sus oídos. El nombre de este tratamiento se llama terapia de reentrenamiento auditivo.

Ruido «rosa» de banda ancha en el tratamiento hiperacusia

 

El sonido rosa de banda ancha es muy útil para volver a habituar los oídos a los niveles de tolerancia normales. Este sonido se puede escuchar mediante dispositivos auditivos personalizados (generadores de sonido) o mediante un reproductor de música mp3 o CD.

Terapia de reentrenamiento auditivo. 

En algunos casos, los síntomas de malestar desaparecen espontáneamente con el tiempo, y las personas pueden volver a realizar sus anteriores actividades. En otros casos, las personas con hiperacusia necesitan una evaluación y tratamiento profesional para mejorar la hiperacusia.

El método más común para tratar la hiperacusia es el uso de un programa de terapia de sonido basado en el trabajo del Dr. Pawell Jastreboff, neurofisiólogo, que estudió la hiperacusia a partir de la década de 1980. 

Desarrolló el programa conocido como Tinnitus Retraining Therapy, un tratamiento para el acúfeno, y en el camino, descubrió que el uso del ruido de banda ancha también mejoraba los niveles de tolerancia en las personas con hiperacusia.

¿Qué es la terapia de reentrenamiento?

La terapia de reentrenamiento (TRT) utiliza el sonido de banda ancha para restablecer una tolerancia normal al sonido. El sonido de banda ancha es un ruido de amplio espectro que cubre muchas frecuencias sonoras. El sonido de banda ancha blanca es la culminación de todas las frecuencias de sonido. Sin embargo, el sonido blanco contiene la misma energía en todas las frecuencias, incluidas las frecuencias más altas.

El paciente con hiperacusia es muy sensible a las frecuencias más altas, como las de más de 8,000 Hertz. Para acelerar la recuperación de un paciente con hiperacusia, es importante que el paciente tenga una dieta auditiva de sonido muy suave que no incluya las frecuencias altas. La respuesta a esto se llama sonido rosa. Si el paciente escucha suavemente el sonido rosado durante un período de tiempo determinado cada día, sus tolerancias mejoran y puede regresar a una vida normal.

 

Para el tratamiento de la hiperacusia se utiliza en un proceso similar a la vacunación: la aplicación de pequeñas cantidades de ¡ruido! Está científicamente demostrado que la aplicación constante de ruido en muchos casos, es capaz de reducir o neutralizar la hiperacusia.

 

Este tratamiento es muy eficaz en pacientes, sin pérdida auditiva. El efecto de la terapia sonora se basa en la reducción de la amplificación de las vías nerviosas auditivas inducidas por niveles mínimos de sonido a través de  generadores de sonido. Después de unas semanas o meses de uso de los generadores, la reducción de la amplificación de las vías nerviosas auditivas da lugar a una disminución de la hiperacusia

No usar protección auditiva

Una característica común de las personas con tolerancia al sonido alterada es que intentan evitar los sonidos fuertes. Aunque esto pueda parecer una precaución de sentido común, puede resultar contraproducente y puede incrementar la sensibilidad al sonido. A medida que los  pacientes evitan el sonido, su entorno se vuelve más silencioso y el sistema auditivo se vuelve más sensible al sonido debido a esta falta de entrada de sonido.

La protección para los oídos no debe usarse para las actividades diarias normales. Si bien es comprensible que usted puede utilizar tapones antirruido cuando realicen alguna actividad, no ayudará a resolver la hiperacusia. .

.