SONIDOS DEL ACÚFENO

CENTRO DEL AUDÍFONO

Características del acúfeno

Los acúfenos se describen como: ruidos de cigarras, grillo, ruido de viento, ruido del agua de un grifo, escape de vapor, ruido de tubos fluorescentes, zumbidos, pitidos, rugidos, silbidos y, a veces, son variados y complejos.

Los acúfenos objetivos suelen ser pulsátiles (sincronizados con los latidos del corazón) o intermitentes, y se perciben mejor en lugares silenciosos, así como, en ausencia de estímulos que distraigan la atención; por ello suelen empeorar a la hora de dormir. Otras percepciones son menos comunes, como melodías o voces sin significado (más frecuentemente en personas mayores con pérdida auditiva)

 Intensidad del acúfeno

La intensidad del acúfeno es variable, desde un zumbido apenas imperceptible, hasta sonidos insoportables e intrusivos que comprometen significativamente la calidad de vida del paciente

Sonidos del acúfeno

El tipo de sonido del acúfeno en los pacientes es único. Haga clic en el botón de reproducción para escuchar algunos sonidos típico de los acúfenos. El Centro del Audífono compiló una lista de reproducción de los acúfenos más frecuentes, para proporcionar un ejemplo a los pacientes con acúfenos. Si tiene acúfenos puede utilizar está lista de reproducción para el encontrar el sonido del acúfeno que más se asemeje a suyo

Chasquido. Las contracciones musculares dentro y alrededor del oído pueden causar chasquidos agudos que se oyen como estallidos. Pueden durar varios segundos o unos pocos minutos.

 Sonido pulsátil. Es posible que percibas fluctuaciones en el sonido, por lo general, de origen vascular, cuando haces ejercicio,  cambias de posición, al acostarse o levantarse . Las alteraciones de los vasos sanguíneos, así como, una presión arterial alta, un aneurisma, tumor vascular, oclusión del canal auditivo o de la trompa de Eustaquio, pueden dar lugar a  un acúfeno pulsátil.

Acúfeno de tonalidad grave. Uno de los trastornos que pueden causar acúfeno de tono bajo en el oído es la enfermedad de Ménière. El tinnitus puede llegar a ser muy intenso  antes de un ataque de vértigo. También aparece en casos de rigidez de la cadena de los huesecillos del oído medio (otoesclerosis).

Acúfeno de tonalidad aguda. La exposición a sonidos muy intensos pueden causar  un acúfeno de tonalidad aguda. Es un acúfeno que suele desaparecer después de pocas horas. Sin embargo, si también hay una pérdida de la audición, el tinnitus puede ser permanente. La exposición a ruidos durante un largo tiempo, la pérdida de la audición relacionada con la edad o los medicamentos pueden causar un timbre de tono alto y continuo en ambos oídos. El neuroma acústico puede causar un timbre de tono alto y continuo en un oído. 

Acúfeno muscular

Se descruibe como un martilleo o chasquido. Habitualmente está provocados por mioclonias de los músculos del paladar blando o contracciones del músculo tensor del tímpano y del músculo estapedial. A menudo, es causado por un problema dental, trastorno muscular.

Otros sonidos corporales como la disfunción de la trompa de Eustaquio. Esta alteración suele aparecer después de una pérdida importante de peso. Provoca acúfenos descrito como el rugido del mar o un soplo, y está sincronicado con la respiración. El sonido puede desaparecer con la maniobra de Valsalva o cuando el paciente se acuesta con la cabeza en una determinada posición. Los pacientes también se quejan de oír más su propia voz (autofonia)

Escuche los sonidos de los acúfenos

 Le proporcionamos varias muestras de diferentes sonidos que las personas con acúfenos  pueden percibir. Al escuchar los breves clips, puede conocer cómo se oye el acúfeno e intentar comprender cómo es luchar contra el acúfeno todos los días. Considere la posibilidad de reproducir estos sonidos para su familia. Sin embargo, tenga en cuenta que los ejemplos proporcionados representan solo algunas de las diversas manifestaciones del acúfeno

 

Otras características del acúfeno son:

  • Puede variar de intensidad. En ocasiones, puede estar ausente durante largos períodos de tiempo
  • Puede incrementar su intensidad, cuando se les presta atención y disminuir cuando se le ignora
  • Raras veces se incrementa con el movimiento de los ojos o al apretar la mandíbula
  • No existe una relación directa entre la pérdida auditiva y el inicio o intensidad del acúfeno.