TERAPIA COGNITIVO CONDUCTUAL

CENTRO DEL AUDÍFONO

Terapia cognitivo conductual (TCC)

Algunos problemas de salud mental, como la depresión y la ansiedad, pueden ser el resultado de su reacción al acúfeno. Una comprensión cognitivo-conductual del acúfeno considera el zumbido de oído como un estímulo al que una persona responde con una serie de pensamientos, algunos de los cuales son conscientes, pero otros son automáticos. Por lo tanto, la fuente de la angustia, no es el acúfeno en sí, sino la forma en que se ve y se piensa.

 ¿Qué es la terapia del comportamiento cognitivo?

Es enseñar una serie de técnicas de autocontrol para que se pueda cambiar la forma en que se percibe y se reacciona al acúfeno. Su objetivo no es «curar» el acúfeno, sino ayudarle a encontrar maneras más efectivas de controlar el problema y sus reacciones, reduciendose las molestias. Esta terapia puede ayudar a aliviar la angustia y molestia, así como, su atención al acúfeno.

 Un programa CBT puede ayudar a hacer lo siguiente:

  • Aprender sobre los procesos de pensamiento y comportamiento, así como los efectos que tiene en el acúfeno
  • Cambia la manera en que piensas sobre el acúfeno y ayuda a identificar pensamientos automáticos negativos, y a sustituirlos pensamientos neutrales o más positivos.
  • Aprender formas de desviar su atención hacia el acúfeno, incluido el uso de imágenes.
  • Aprender la relajación muscular progresiva.

La terapia cognitivo-conductual puede beneficiarlo si:

    • El acúfeno es peor cuando estás estresado, preocupado, ansioso
    • El acúfeno le produce irritación, enfado
    • Puede hacer que sea difícil descansar o dormir
    • Puede afectar su relación con su cónyuge, pareja, familiares o amigos
    • Puede llevarte a retirarte de las actividades o a obtener menos bienestar de ellas
    • Puede conducir al uso excesivo de servicios médicos o depender de medicamentos

    La terapia cognitivo conductual o asesoramiento, es adecuado para pacientes que perciben acúfeno, debido a que el tratamiento se realiza durante un corto período de tiempo y, por lo general, es limitado. Los resultados se pueden observar en poco tiempo en comparación con el psicoanálisis, que generalmente lleva años obtener resultados. A los pacientes se les informa de antemano que el tratamiento llegará a su fin, y por tanto el terapauta como el paciente deciden cuánto durará el proceso.

    También se garantiza una relación positiva entre los dos para que el tratamiento tenga efecto rápidamente. Los terapeutas creen que es muy esencial para ellos tener una buena relación de confianza con sus pacientes, sin embargo, todavía creen firmemente que estos últimos mejoran porque aprenden a pensar en diferentes perspectivas y a actuar de acuerdo a lo que aprendieron. En resumen, la terapia cognitiva conductual o de orientación se centra en las habilidades de autocontrol del paciente.

    Los objetivos del paciente son muy importantes y los terapeutas se aseguran de que sus pacientes logran sus objetivos. El papel del terapeuta es escuchar, alentar y enseñar a sus pacientes cuyo papel es aprender, expresar sus preocupaciones e implementar lo aprendido.

    El acúfeno (zumbido) se puede tratar su el terapeuta y el paciente están tratando de alcanzar sus objetivos de eliminar los molestos y estresantes zumbidos que el paciente sufre. Los terapeutas comprenden a sus pacientes a través del método socrático y esta es la razón por la que hacen preguntas la mayor parte del tiempo.

    La terapia cognitiva conductual o de asesoramiento tiene agendas específicas por sesión, donde se les enseña técnicas y conceptos específicos a los pacientes. Los pacientes son quienes especifican sus objetivos y los terapeutas sólamente de dedican a que los pacientes los alcancen. Todo lo que se incluye en la terapia se dirige a los objetivos del paciente al ayudar a los pacientes a aprender a pensar y actuar para obtener lo que siempre quisieron (en este caso, deshacerse del acúfeno). No se trata de qué hacer, sino cómo se deberían hacerse las cosas