MISOFONIA

La misofonia se define como una intolerancia e intensa reacción emocional y conductual a sonidos especificos, generalmente, relacionados con comer, respirar, chasquear los labios, olfatear, resoplar, hacer clic y tocar.

CENTRO DEL AUDÍFONO

Comprende por qué algunos sonidos te producen tanto malestar

Hay muchas personas a las que determinados ruidos, como escuchar a otro masticando o ciertos sonidos de la boca, les suponen una molestia intensa. Esto es lo que se conoce como misofonía, una hipersensibilidad a ciertos sonidos específicos que producen los demás, los cuales generan un gran abanico de emociones y sensaciones desagradables, según su intensidad: molestia. ansiedad, estrés, ira, agresividad, miedo e incluso crisis de pánico. Por lo general, se produce por actividades como el comer, sorber. masticar chicle, sonidos de la boca o nariz, etc.

Al parecer no se trata de una fobia, cuyo origen es psicológico, sino que hablamos de una condición neurológica que suele aparecer al final de la infancia y se va agravando con el tiempo. No es que no toleren los ruidos porque sus vías auditivas sean más sensibles que los de la población en general, sino que en su cerebro los sonidos que aparentemente serían neutrales desencadenan esa desagradable reacción en el organismo.

No obstante no se conoce aún su causa, pues aún se tiene muy poca información sobre este problema. El gran malestar psicológico y físico que acarrea genera conductas encaminadas a la evitación de las situaciones donde saben se verán expuestos a estos estímulos, llegando a limitarse oportunidades sociales e incluso familiares. De verse obligados a enfrentarse durante un tiempo continuado puede acabar en grandes accesos de ira, lo cual también desestabiliza el clima familiar y social.

 Es un trastorno neurofisiológico en la que las personas tienen una reacción muy negativa a sonidos específicos. Las personas con misofonia son conscientes de que reaccionan de forma exagerada a ciertos sonidos, sólo que su reacción no está bajo su control.

Así pues, puede reaccionar con miedo, irritación o rabia, al percibir el sonido desencadenante. La misofonia también se le conoce como síndrome selectivo de sensibilidad al sonido, y es un autentico odio a determinados sonidos. El ruido oral es un desencadenante muy común.

La misofonía no está relacionada con un problema en los oídos, sino que en realidad está asociada con la forma en que el sonido afecta a su cerebro

UN COMPLEJO TRASTORNO NEUROLÓGICO, PSICOLÓGICO Y AUDIOLÓGICO

La misofonia es la intolerancia y la hipersensibilidad a ciertos sonidos, lo que puede provocar ira y molestia que pueden limitar la capacidad de una persona de pasar tiempo con familiares, amigos y participar en eventos sociales. Algunos de los sonidos desencadenantes incluyen comer, hacer clic, olfatear, masticar chicle, chasquear los labios, respirar y golpear.

 En las personas con angustia relacionada con la misofonía, esta reacción emocional inicial generalmente es seguida por un círculo vicioso que involucra pensamientos negativos que conducen a emociones negativas adicionales, sensaciones físicas y pensamientos evaluativos que retroalimentan la reacción emocional inicial del paciente que conduce a la exacerbación de sus sentimientos negativos. sobre los sonidos del gatillo. 

Además, la observación de movimientos específicos o la anticipación de los sonidos desencadenantes pueden desencadenar respuestas aversivas intensas asociadas con sentimientos de angustia, disgusto, irritabilidad e ira, lo que puede conducir a un mayor enfoque en la fuente de sonido.   

La reacción que experimenta quien la padece suele ser de estrés, ansiedad y, en ocasiones, una ira extrema. También puede percibir molestias,  por otro tipo de sonidos repetitivos,  como  hacer pompas con chicle o el crujir de huesos de las manos.

Los sonidos suelen ser de intensidad normal, como los producidos por otras personas al comer, sorber, toser, nunca existe misofonía antes sonidos producidos por animales u objetos.

También por sonidos producidos al utilizar ciertos objetos, como la ruptura de la punta de un lápiz, el deslizamiento de la tiza en la pizarra, el tintineo del cuchillo y tenedor, cuando se abre con la boca una pipa de girasol. 

La presencia o anticipación de un sonido específico, producido por un ser humano (por ejemplo: sonidos al comer, respirar), provoca una reacción física impulsiva y aversiva que comienza con irritación o asco que instantáneamente se convierte en ira.

Esta ira inicia una profunda sensación de pérdida de auto-control con arrebatos raros, pero potencialmente agresivos.

La persona reconoce que la ira o el asco son excesivos, irrazonables o desproporcionados a las circunstancias o al factor estresante que lo provoca.

El individuo tiende a evitar la situación misofónica, o si no la evita, soporta encuentros con la situación de sonido misofónico con una intensa incomodidad, enojo o disgusto.


El enojo, el asco o la evitación del individuo causan angustia significativa (es decir, le molesta a la persona que él o ella tiene enojo o asco) o interferencia significativa en la vida cotidiana de la persona. Por ejemplo, la ira o el asco pueden dificultar que la persona realice tareas importantes en el trabajo, conozca nuevos amigos, asista a clases o interactúe con otros.


La ira, el asco y la evitación de la persona no se explican mejor por otro trastorno, como el trastorno obsesivo compulsivo (por ejemplo, el asco en alguien con una obsesión por la contaminación) o el trastorno por estrés postraumático (por ejemplo, evitar los estímulos asociados con un trauma relacionado con amenaza de muerte, lesiones graves o amenaza a la integridad física de uno mismo u otros).

 A menudo, son las personas más cercanas a la persona con Misofonía son quienes provocan los peores desencadenantes. Como uno puede imaginar, esto puede dificultar las relaciones personales o, al menos, producir cierta nivel de estrés. 

Una persona con Misofonia puede anticipar tener un problema en un entorno conocido por incluir sonidos desencadenantes que pueden dar lugar a actividades sociales limitadas. 

Llevado al extremo, una persona con Misofonia puede aislarse socialmente y alejarse de familiares y amigos en un intento de reducir el estrés provocado por la exposición a los sonidos de sus desencadenantes.

Reacción de las personas con misofonía

Cuando escuchan los sonidos mencionados, automáticamente se ponen furiosas, molestas, irascibles, nerviosas e incluso agresivas, lo que conlleva muchas veces a un alejamiento y/o evitar su percepción. 

En los casos obsesivos, hay una mayor sensibilidad, y el individuo puede que llegue a la discusión, o a odiar a quien los hace; como consecuencia de ello, su vida social se resiente. Otros personas, solo con imaginarse los sonidos, experimentan los síntomas, a través, de una reacción muy visceral.

• Sientes desagrado, irritabilidad, incomodidad, ira, enfado, pánico, temor …
• Ganas irrefrenables de alejarte de la fuente del sonido.
• Conductas agresivas hacia la persona que lo produce, rabia, ira.
• Taquicardia, sudor frío, inquietud.
• Ataques de pánico.

   

 ¿Qué tan común es la misofonía?

La misofonía es una enfermedad identificada recientemente, pero aunque es muy rara, hasta el 20% de la población puede tener algún grado de misofonía..

La evidencia sugiere que esta aversión se desarrolla en la infancia, y tiende a empeorar con el tiempo. La edad media de aparición son los 12 años, y en el 93% de los casos el sonido desencadenate, suele ser alimenticio. En relación al sexo de la persona, existe una mayor proporción de niñas

 Las personas con misofonía encuentran que los sonidos desencadenantes son más angustiantes, si son producidos por miembros de la familia, y no por extraños. Esto puede hacer que las comidas familiares sean muy problemáticas para los misofónicos.

Síntomas de la misofonia

Las respuestas misofónicas suelen ser emocionales, y la ira es la respuesta más común, que va desde una molestia leve hasta una extrema ira. Las personas también pueden percibir otras respuestas emocionales más intensas, como son: ansiedad o asco de la persona que desencadena la reacción. Las respuestas fisiológicas incluyen un incremento de la tensión arterial,  frecuencia cardíaca, sudoración y contracciones musculares Los sonidos suaves también pueden provocar la misma reacción en misofónica como los sonidos fuertes.

Las personas que tienen misofonía suelen enojarse, e incluso enfurecerse, con sonidos ambientales muy comunes, como son: personas que se cortan las uñas, se cepillan los dientes, comen, respiran, huelen, hablan, estornudan, bostezan, caminan. Algunos pacinetes se ven afectados por estímulos visuales, como movimientos repetitivos del pie o cuerpo 

Puede desarrollar una ataque intenso de ansiedad y comportamiento de evitación, lo que puede conducir a una disminución de la socialización. Algunas personas sienten el impulso de imitar lo que escuchan o ven. La mímica es un fenómeno automático, no consciente y social. Tiene un aspecto paliativo, y hace que el paciente se sienta mejor. El acto de mímica puede provocar compasión y empatía, además de mejorar y disminuir la hostilidad, competencia y oposición. También hay una base biológica de cómo el mimetismo reduce el sufrimiento de un desencadenante.

¿Cómo afecta la hiperacusia y la misofonía a las personas?

Las personas con misofonía, a menudo, pueden tener relaciones personales estresantes y difíciles, ya que las personas cercanas a ellas, a menudo, pueden desencadenar las peores respuestas. Del mismo modo, los pacientes pueden aislarse socialmente, cuando un entorno conoce sonidos de activación, y evitan personas y lugares en un intento por evitar experimentar sus síntomas físicos. 

El lugar de trabajo, puede ser otra área problematica en la que, generalmente, no hay control sobre el sonido desencadenante, esto puede resultar en distracción o dar lugar a un ataque de pánico, que luego se convierte en un desafío para el individuo para realizar su trabajo, así como, mantenerlo. El ambiente escolar también puede ser un desafío, en  donde la ansiedad a largo plazo, puede afectar la capacidad de aprender y socializar.

Las personas con misofonía, a menudo, sienten la necesidad de monitorear constantemente su entorno auditivo, para anticiparse y evitar sonidos intolerables. La hipervigilancia del entorno acústico incrementa la sensación de amenaza hacia estos sonidos, y dar lugar a distracción cognitiva y una reducida concentración.

Tratamiento de la misofonia

Simplemente ignorar los sonidos molestos, no es posible para los misofónicos. Parece que la atención selectiva puede verse afectada en personas con misofonia, particularmente, cuando se exponen a sus sonidos desencadenantes. Por lo tanto, si la persona con misofonia está cerca de sus peores sonidos, y su atención se concentra en ellos, las únicas opciones pueden ser de pelea o huir.

En el Centro del Audífono, proporcionamos un programa único e individualizado para ayudarlo a lograr una mayor tolerancia al sonido desencadenate, utilizando la experiencia y la investigaciones en la terapia de hiperacusia y misofonía. Proporcionamos una descripción detallada de la vía auditiva periférica (el oído externo, medio e interno) y central (el cerebro); es esencial para comprender cómo se desarrolla la hiperacusia y/o la misofonía.

Nuestro programa implica:

  • una evaluación de misofonia y su impacto en la actividad diaria.
  • comprensión detallada sobre el desarrollo de la misofonia.
  •  un programa de terapia de la misofonia

Use auriculares con reducción de ruido

El auricular es probablemente la táctica más utilizada entre los misofones. Si su trabajo lo permite, el uso de auriculares (preferiblemente reducción de ruido) le permitirá volver a enfocar su burbuja. mantenerse alejado de los perturbadores auditivos y. por lo tanto. mejorar la calidad de su trabajo, su propiedad ser, y reducir significativamente su estrés y su hipervigilancia al ruido.

Lo ideal es suscribirse a un servicio de transmisión de música en línea como Spotify y crear listas de reproducción específicas para que pueda relajarse. Por ejemplo, puede tener una lista de reproducción con música ‘pesada’ como rock o metal cuando sabe que el ruido puede estar molestándolo, y otra lista de reproducción ‘humor’ que le permite para enfocarse mientras bloquea su sentido auditivo de ruidos externos

Terapia auditiva de asesoramiento en la misofonia

Se desarrollan estrategias prácticas autogestionadas para ayudar a la desensibilización para reducir la hipervigilancia auditiva y personalizada para adaptarse al estilo individual de cada persona. Se requiere enriquecimiento de sonido y terapia de sonido de bajo nivel como parte del proceso de desensibilización.

El asesoramiento se proporciona para ayudarlo a:

  • Identificar cómo y por qué los sonidos pasaron de ser tolerables a intolerables, por lo que el proceso puede «desenredarse«.
  • Reconocer y desafiar, paulatinamente, cualquier proceso de pensamiento desadaptativo o destructivo, y creencias, que exacerbarán la misofonía- Al comprender y aceptar la manera en que el cerebro resalta los sonidos amenazantes. Ejemplos de creencias desadaptativas: «mis oídos deben ser más sensibles que los de otras personas porque puedo escuchar estos sonidos con más fuerza»; «mis oídos deben ser más sensibles que los de otras personas»; «No puedo llevar una vida normal».
  • Aprender habilidades para reducir la exploración ambiental o la hipervigilancia de los sonidos que le rodean.
  • Aprende a reconocer y controlar la reacción emocional que experimenta después de la exposición a un sonido intolerable: pánico, ansiedad, angustia, ira, intrusión, invasión de «mi» espacio.

 

Consejos para controlar la misofonia 

Asumir que padece misofonia y no sentirte culpable de ello. Fundamental

Hable con la persona que hace ese ruido y pídale que evite hacerlo, puede ser útil con el compañero de trabajo. Deberá explicar la situación y pedirle que deje de hacerlo en su presencia

Evite las situaciones o personas que conoce con certeza que son un desencadenante de la misofonia

Sonidos ambientales: encienda la TV, radio o ponga música de fondo que pueda enmascarar el estímulo desencadenante

No mire a las personas que están generando el sonido que le afecta y le produce un estado de estrés constante

Intente estar relajado y descansando para eliminar el efecto de los estímulos desencadenantes y incrementar la tolerancia.

Explicárselo a la gente: trate de explicar cómo el ruido le afecta, para que al menos pueda darse cuenta de ello, y trate así de evitar producirlo.

Desencadenantes : identifique sus sonidos que provocan la misofonia, y enmascararlo con auriculares escuchando música / audiolibros / ruido blanco. 

Emociones : concéntrese en su respiración y observe los cambios en su cuerpo. Dígase a sí mismo que este es su cuerpo reaccionando a su sonido desencadenante. No es culpa de la otra persona y no están tratando de molestarte. Recuerde que este sentimiento pasará y pronto se sentirá más tranquilo.

Horario de comidas : perciba un fondo de fondo para amortiguar los sonidos desencadenantes. Siéntate al lado de las personas, y no enfrente de ellas, ya que reducirás los sonidos visuales y audibles.

Trabajo : explique que trabaja mejor en un ambiente tranquilo y sin distracciones. Explore trabajar desde casa siempre que sea posible.

Relaciones : deje que la gente sepa qué sonidos le molestan y que es posible que deba tomar medidas para hacer frente. Tenga un plan de salida si le está costando demasiado,y encuentre una manera de excusarse cortésmente. Use grupos de apoyo para sentirse menos aislado y aprenda estrategias de otros.

Prevención : aumente su capacidad de afrontamiento controlando el estrés, priorizando el sueño, haciendo ejercicio y comiendo bien. Pruebe la atención plena o la meditación para ayudar a calmar su sistema nervioso.

Técnicas auditivas para mejorar la misofonia

Ruido blanco

Hay una multitud de aplicaciones gratuitas que ayudan a generar este ruido estático, que puedes reproducir y así enmascarar el ruido misofónico. Este sonido ayuda cuando el ruido misofónico impide dormir. Hay apps de ruido blanco para escucharlo en su teléfono móvil

Terapia musical

Tener auriculares con usted es otra necesidad. No salgo de casa sin ellos. Cuando sea apropiado, saque sus auriculares, ponga su música favorita y relájese. La música es una terapia increíble no solo para bloquear los estímulos desencadenantes.