TRASTORNO DE LA ARTICULACIÓN TEMPORO MANDIBULAR Y ZUMBIDOS DE OIDO

CENTRO DEL AUDÍFONO

Los músculos y los nervios de la articulación temporomandibular están estrechamente vinculados a los del oído. En determinadas circunstancias, pueden interferir con los nervios del oído.

Esto conduce a transformar las señales auditiva  enviadas al córtex auditivo. El cerebro percibe un sonido distorsionado, que provoca un acúfeno (zumbido de oído)

La articulación temporomandibular es la articulación que hace posible la apertura y cierre de la boca. Ésta conecta la mandíbula inferior con el cráneo, y se encuentra situada por delante del conducto auditivo externo, así pues, cuando hablamos, bostezamos o comemos estamos haciendo uso de ella.

Además, comparte algunos ligamentos y conexiones nerviosas con estructuras del oído medio. Se puede percibir sus movimientos si colocamos los dedos directamente por delante de la entrada del conducto auditivo externo, y al mismo tiempo abrimos y cerramos a boca

 

Causas de trastorno de la articulación temporomandibular

 Factores predisponentes: malformaciones congénitas, accidentes mandibulares en la infancia, traumas craneales

Factores desencadenantes: corresponden a factores traumáticos, es decir el micro trauma y macro trauma, como son: trauma directo a la cara, traumatismo con boca cerrada, bruxismo (rechinar los dientes).

Factores de perpetuanes: hábitos defectuosos que prolongan la existencia del problema, por ejemplo, goma de mascar, apretar la mandíbula, moliendo los dientes en la noche, sobrecargas mecánicas musculares, problemas metabólicos, hábitos musculares anormal, postura estrés o tensión. 

Incidencia

El 35% de los pacientes con un trastorno de la articulación temporomandibular sufren de acúfeno (tinnitus). Sin embargo, aunque se desconoce las causas de dicha patología, el 90% de los pacientes se recupera de sus acúfenos después del tratamiento

 Síntomatología acúfenos articulación temporomandibular

  • Dolor que se disemina hacia la mandibular, cara o cuello
  • Dolores de cabeza, sin ninguna razón aparente
  • Dificultad para abrir y cerrar la boca
  • Percepción de un ruido (clic) al abrir o cerrar la boca
  • Ocasional bloqueo la mandíbula
  • Ocasional, dolor en un diente sano
  • Dolor en las mandíbulas cuando se despierta por la mañana
  • Sensación de presión por detrás de los ojos o lagrimeo sin razón aparente
  • Rigidez en los músculos mandibulares
  • Chasquidos dolorosos al mover la mandíbula
  • Acúfeno (tinnitus) cambia cuando se mastica, bosteza o se tose
  • El acúfeno cambia cuando se mueve la mandíbula hacia delante y/o aprieto los dientes
  • Sensación vertiginosa

Tratamiento acúfeno

En casi todos los casos el dolor se puede aliviar, y los problemas colaterales se pueden tratar con eficacia. Debido a que es un trastorno crónico, deberá realizar cambios en el estilo de vida y hábitos cotidianos

Algunas personas tienen que aprender a vivir con algunos inconvenientes, por ejemplo, un ruido crepitante o molestias ocasionales, especialmente si existe una lesión de la articulación. Usted puede aprender maneras para minimizar estos pequeños problemas. En algunos casos de debe recurrir a la cirugía maxilofacial.

Fisioterapia: las distintas técnicas de rehabilitación de la articulación temporomandibular van dirigidas a tratar el tejido óseo, tejidos blandos y el segmento superior de la columna cervical, siendo las técnicas más importantes la movilización de tejidos blandos y la movilización articular.

 Yoga o Thai-Chi: proporciona relajación y moviliza las articulaciones rígidas

Relajación: entrenamiento en la relajación progresiva o meditación

Férula dental: es un dispositivo en forma de herradura fabricado con resinas o materiales plásticos, que cubre en parte o en su totalidad los arcos dentales y que tienen distintas funciones dependiendo de la especialidad y el tipo de tratamiento. La férula está personalizada y fabricada exclusivamente para cada paciente, lo que garantiza la mayor comodidad al coincidir perfectamente sobre la arcada.

En el caso de la articulación temporomandibular (ATM), la férula dental, llamada también férula oclusal, férula de descarga o también férula de desprogramación, tiene como objetivo modificar la oclusión, llevando la mandíbula a una posición particularmente correcta.