CAUSAS DE ACÚFENOS

CENTRO DEL AUDÍFONO

Dentro de la cóclea hay 25,000 células ciliadas auditiva, extremadamente delicadas. Su trabajo es convertir los sonidos en señales eléctricas que, a través del nervio acústico, se envían al cerebro. Las razones que pueden provocar daños en las células auditiva son muchas. Desafortunadamente, una vez dañadas, es imposible restaurar su eficiencia. El acúfeno, generalmente, se origina específicamente por el daño a las células auditivas e interpretado a nivel cerebral como un zumbido (acúfeno)

 El acúfeno se puede comparar con el «síndrome del miembro fantasma», que algunas personas experimentan cuando el cerebro les hace percibir dolor en una parte del cuerpo que ya no existe. El tratamiento de la pérdida auditiva mediante la utilización de audífonos le permite escuchar sonidos ambientales de poca intensidad con mayor facilidad y, por esta razón, puede contrarrestar el efecto de la hipercompensación, lo que hace que el acúfeno sea menos evidente y molesto.

¿Qué causa el acúfeno?

La mayoría de las personas que sufren de acúfenos también experimentan pérdida auditiva. De hecho, los investigadores creen que el acúfeno sólo puede ocurrir si el sistema auditivo ha sido dañado previamente. La pérdida auditiva en determinadas frecuencias del campo auditivo (sonidos graves o agudos), puede cambiar la modo  en que el cerebro procesa el sonido, lo que lo hace que se adapte y complete los «huecos» con zumbidos de oído

 

Trauma sonoro.

Una de las causas más comunes de acúfeno, es el trauma auditivo, éste puede ser debido a una exposición a ruidos de fuerte intensidad; no usar protección auditiva durante un lago periodo de tiempo en el lugar del trabajo (trabajos en factoría industrial, construcción, talleres mecánicos)

También pueden aparecer acúfenos, a causa de una exposición a ruidos de fuerte intensidad durante un período muy corto de tiempo (explosión, disparo de pistola, castillo artificiales).

El daño auditivo por ruido de fuerte intensidad en el sistema auditivo, puede ser permanente, y puede dar lugar a la aparición de acúfeno después de la exposición sonora, o de modo gradual, a lo largo del tiempo, como ocurre en los trabajos en el sector industrial

Pérdida auditiva relacionada con la edad

 

La causa más común del acúfeno es el daño al órgano sensorial de la audición; es decir, la cóclea (oído interno). La cóclea, es para la audición, lo que sus ojos son para la visión. Dentro de la cóclea hay pequeñas células auditivas que se asemejan al cabello, que se denominan células ciliadas auditivas.

Cuando estas células se dañan permanentemente, los nervios que conectan la células ciliadas con el cerebro, no transmiten correctamente el sonido, y con frecuencia dan lugar a la aparición del acúfeno

 La audición, a menudo, se deteriora a medida que las personas envejecen, generalmente, a partir, de los 60 años. Esta pérdida auditiva puede ser bilateral (ambos oídos) e implica la pérdida sensorial de los sonidos agudos (alta frecuencia). Por lo tanto, la pérdida auditiva relacionada con la edad, explicaría por qué el acúfeno es tan elevado en el envejecimiento.

Sin embargo, la severidad del acúfeno, no está relacionada, con la severidad de la pérdida auditiva, además, el acúfeno puede empeorar o disminuir, sin que exista, ningún cambio en la audición y viceversa.

 

Tapón de cerumen

Si el cerumen se acumula en el canal auditivo, puede ocasionar una pérdida auditiva, y, por consiguiente, el sistema auditivo tiene que compensar el exceso de pérdida auditiva, ocasionando zumbidos que no existen. Su profesional de salud auditiva puede eliminar la acumulación de cerumen de modo seguro, y, en la mayoría de los casos aliviará de inmediato el acúfeno. Pero, el cerumen del oído, no es la única obstrucción que puede incrementar la presión en el oído, que da lugar al zumbido.

Otras patología que dar lugar acúfenos, son: infecciones de oído medio, otoesclerosis, cambios en el oído como resultado de la cirugía. También aparecen acúfenos, en los casos, de patología del oído interno, como son: enfermedad de Meniere, pérdida auditiva súbita, neurinoma  del nervio acústico, infecciones virales.

Traumatismos en cabeza y/o cuello.

Personas que experimentan algun tipo de traumatismo craneal en cabeza y/o cuello, con frecuencia pueden presentar acúfenos después del incidente. Entre los traumatismos que dan lugar acufenos debemos mencionar: traumatismos de oído o cabeza, lesiones el cuello o columna vertebral, fracturas craneales, golpe en la cabeza.

 

Enfermedades o problemas de salud

Un gran número de enfermedades o problemas de salud, que no están relacionados directamente con el sistema auditivo, presentan acúfenos, como son: enfermedades cardiovasculares, fibromialgia, esclerosis múltiple, tensión arterial elevada, hipotiroidismo, hipertiroidismo, migrañas, diabetes. En, algunas ocasiones, es el primer signo de la enfermedad

Medicaciones ototóxicas

La mayoría de personas, no experimentan acúfenos, como resultado de tomar fármacos, pero, en aquellos, en los cuales aparece, los zumbidos son con frecuencia temporales y desaparecen después de unos días o semanas, una vez, que el fármaco ha sido interrumpido, aunque ésto no es una garantía.

Las medicaciones que pueden dar lugar a acúfenos, son: antinflamatorios (aspirina, ibunoiboprufeno), antibióticos, antidepressants, antihistamínicos, y fármacos prescritos para quimioterapia.

Estrés 

Los factores emocionales y físicos están relacionados con el inicio del acúfeno. Es común que el acúfeno aparezca cuando estamos bajo un gran nivel de estrés emocional o físico. Además, los síntomas del acúfeno pueden agravarse y empeorar debido a persistentes niveles de estrés.  En relación al estrés es importante subrayar que está comprobado que los pacientes con acúfenos presentan una mayor actividad cerebral en la corteza cerebral auditiva y en el área límbica, que es la parte del cerebro implicada en las emociones. Así pues, la incidencia de los casos de tinnitus se duplica en personas que sufren estrés,

 Ansiedad

Muchas personas con ansiedad perciben acúfenos. La ansiedad activa el sistema de lucha o huida, y ésta ejerce una gran presión sobre los sistemas nerviosos del organismo. así como el flujo sanguíneo y temperatura corporal. Es muy probable que esta presión emocioanl y el estrés viajen hacia el oído interno (cóclea) y den lugar a la aparición del acúfeno. El preocuparse de los zumbidos de oído se produce estrés y tensión emocional, lo cual, a su vez incrementa la intensidad del acúfeno, que a su vez crea un circulo vicioso.