Origen acúfenos

El ACÚFENO puede originarse en cualquier lugar entre el oído interno y el cerebro, y puede ser constante o intermitente, temporal o crónico.

Todavía no se sabe cómo comienza el ZUMBIDO, pero puede deberse a una gran variedad de causas, al igual que ocurre con la pérdida auditiva. A veces, puede aparecer sin motivo aparente.

 

¿Cómo se origina el acúfeno?

La mayoría de los casos de acúfenos no son motivo de preocupación. El acúfeno está causado por la falta de comunicación y erroneo procesamiento de las señales eléctricas,  entre el oído interno y (cóclea) el cerebro

Cuando el sonido viaja por el canal auditivo hacia el oído interno, ocurre una vibración de las células auditivas que se encuentran en la cóclea. Esas células auditivas convierten las ondas sonoras en una señal eléctrica que a continuación se envian a la corteza auditiva del cerebro, por medio del nervio auditivo, para que tenga lugar el procesamiento auditivo

 El cerebro auditivo: un camino sensorial

  • El oído recoge energía mecánica (sonido)

  • Los receptores altamente sensibles, convierten la energía mecánica en energía eléctrica.

  • La energía eléctrica (señales) se envía para poder comunicarse con el cerebro.

Cuando las células auditivas se dañan por los ruidos muy intensos, el cerebro no recibe por completo la señal acústica que esperaba. Por consigueinte, el cerebro  «sube el volumen» del nervio auditivo, lo cual da lugar a la creación de «ruido eléctrico» que conduce a la ilusión sonora; es deicr, al acúfeno.

Acúfeno = Un mal procesamiento de señales

Un zumbido se percibe como una amenaza, desencadenando la respuesta de «lucha o huida» para alertar al cuerpo del peligro

Estas células cilidas auditivas ayudan a transformar las ondas sonoras en señales nerviosas. Si las vías o circuitos auditivos cerebrales no reciben las señales correctamente procedentes de la cóclea, el cerebro intenta corregir el problema con un  «aumento de la amplificación» en esas vías en un esfuerzo por detectar la señal, casi de la misma manera que subimos el volumen de la radio de un coche cuando tratamos de encontrar la señal de una emisora de radio. 

El ruido eléctrico resultante, es similar a lo que ocurre con la aparición del acúfeno. Así pues, el acúfeno será «agudo» si la pérdida de audición está en el rango de las altas frecuencias, y un acúfeno grave si la lesión auditiva se localiza en las frecuencias bajas.

 Este tipo de acúfeno se asemeja al dolor del miembro fantasma en un paciente que ha sufrido de una amputación ( el cerebro produce anormales señales nerviosas en un intento de compensar la falta de información debido a la amputación de la pierna o brazo.

La activación del sistema límbico contribuye en gran medida a aumentar el estrés y la ansiedad relacionada con el tinnitus. El sistema límbico es la parte del cerebro que controla nuestras emociones, por ejemplo:

Miedo

Ira

Felicidad

Las partes del sistema límbico que están más relacionadas con la aparición del acúfeno son:

El hipocampo, que almacena y recupera recuerdos.

La amígdala que determina el significado emocional del evento y la necesidad de una liberación de neurotransmisores (por ejemplo, respuesta de lucha o huida)

El sistema límbico también puede reaccionar al sonido, ya sea un sonido repentino o un sonido constante, como el acúfeno.

La activación del sistema límbico contribuye en gran medida al aumento del estrés y la ansiedad relacionados con el tinnitus.